Región Unión Europea · Artículo · 24 mayo, 2021

Cumbre Social de Oporto: un paso adelante para la dimensión social de la política europea

Por Federico Nastasi, técnico local para América Central del área de Políticas Sociales en IILA del Programa de la Unión Europea EUROsociAL+

El pasado 8 de mayo de 2021, los representantes de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, junto con algunas grandes organizaciones sociales, como la European Trade Union Confederation y la European Platform of European Social NGOs, suscribieron un ambicioso Compromiso para la implementación de los objetivos del Plan de Acción del Pilar Europeo de los Derechos Sociales.

El acto tuvo lugar en el contexto de la Cumbre Social de Oporto, organizada por la Presidencia portuguesa del Consejo Europeo, lo que constituyó la primera ocasión de encuentro en presencia de los líderes europeos en 2021. Las autoridades de Gobiernos reunidas en la Cumbre, a su vez, emitieron una Declaración que respalda el Pilar y su Plan de Acción, señalando también enfáticamente “Ahora más que nunca, Europa debe ser el continente de la cohesión social y la prosperidad. Reafirmamos nuestro compromiso de trabajar en pro de una Europa social.”

Tal como señala el Informe Especial sobre el Plan– publicado aquí por el área de Políticas Sociales de EUROsociAL+ –el Pilar es una guía para avanzar hacia una Europa “social” y consta de 20 principios/derechos organizados en 3 capítulos: (i) Igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo; (ii) Condiciones de trabajo justas; y (iii) Protección e inclusión social. El Plan, aprobado en marzo de este año, ha sido establecido para la plena aplicación del Pilar, no sólo en el actual contexto de recuperación, sino también a largo plazo, y propone una serie de iniciativas y 3 grandes objetivos que deben alcanzarse para 2030 en toda la UE: (1) al menos el 78% de las personas de entre 20 y 64 años deberían tener un empleo; (2) al menos el 60% de los adultos deberían participar en actividades de formación cada año; (3) el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social debería reducirse en al menos 15 millones, incluidos 5 millones de niños. Estos objetivos –medidos con claras metas cuantitativas– se enmarcan en la definición de nuevo modelo de desarrollo que permita la recuperación económica post-COVID-19, en el marco de las transformaciones verde y digital.  De alguna manera constituyen un horizonte para la convergencia hacia un “código normativo social” a nivel europeo, un instrumento político para plantear una agenda de inversiones en el sector social que entre con fuerza en los planes y reformas nacionales.

Es por ello por lo que, en la Cumbre de Oporto, los actores que firmaron el mencionado Compromiso pidieron a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que establezcan objetivos nacionales ambiciosos que contribuyan adecuadamente a la consecución de los objetivos comunes. A nivel de la UE ya se vienen realizando importantes iniciativas enmarcadas en el Plan de acción y otras se organizarán en los próximos años, como la European Child Guarantee o la directiva sobre el salario mínimo, por citar dos.

Hay también una dimensión internacional en la aplicación del Compromiso, es decir, afirmar el rol de Europa como líder mundial responsable. En relación con este último aspecto, EUROsociAL, programa de la UE que aspira a contribuir a mejorar la cohesión social en América Latina, es uno de los instrumentos para las actuaciones internacionales de la UE en materia social y contribuye a afirmar el papel de esta como líder mundial responsable.

 

Pais: Región Unión Europea
ODS: Trabajo decente y crecimiento económico, Reducción de las desigualdades, Paz, justicia e instituciones sólidas
Área de Políticas: Políticas Sociales
Tipo: Artículo

Compartir