Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana · 1 julio, 2020

Centroamérica y República Dominicana trabajan para eliminar la violencia contra las mujeres durante la crisis Covid-19

La Secretaría Técnica del COMMCA y la Secretaría de Integración Social Centroamericana (SISCA) realizaron el foro web “Violencia contra las mujeres en el marco del COVID-19, Impacto y medidas de abordaje en la región SICA y de América Latina, diálogo con Europa”, con el apoyo del Programa de la Unión Europea EUROsociAL+.

El Encuentro  contó con la participación de seis ministras de la mujer de los países miembros del SICA (El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana) y del Ministerio de la Mujer de Francia quienes realizaron un intercambio de experiencias sobre el abordaje de la temática en ambas regiones.

El foro web, el cual se estructuró en torno a cuatro paneles, tuvo como objetivo dar respuesta a las interrogantes sobre cuál ha sido el impacto que la COVID-19 y las medidas de confinamiento han tenido en la situación de violencia contra las mujeres y cuáles han sido las medidas implementadas desde los gobiernos para atender la situación de violencia contra las mujeres en el contexto de emergencia.

En el contexto de la pandemia provocada por la COVID-19 “El confinamiento aumenta el riesgo de mujeres, niñas e incluso mujeres adultas mayores que ya vivían en situación de violencia doméstica, dado que las tensiones en el encierro aumentan. Es necesario proveer y garantizar que las líneas directas y los servicios dedicados a las víctimas de violencia doméstica sean considerados servicios esenciales, para enfrentar la situación y brindarles la seguridad y bienestar a las niñas y mujeres, no solo en el contexto de la pandemia, sino también en la nueva normalidad y el futuro por venir, implementando y potenciando
el Eje de Seguridad y Vida Libre de Violencia, de la Política Regional de Igualdad y Equidad de Género (PRIEG/SICA)”, expresó Alfredo Suárez Mieses, secretario General de la SISCA.

Para Françoise Roth, experta de EUROsociAL+, la preocupación proviene no solo de las medidas de confinamiento, sino sobre el impacto de la COVID-19 en la situación económica; hay particular preocupación frente a la violencia cibernética, acceso a servicios de salud y sexual reproductiva, la situación de trabajadoras domésticas que han perdido su trabajo y que no han podido salir de las casas donde están trabajando o las están obligando a trabajar. Hay violencia en la esfera pública, las mujeres que trabajan en los hospitales o en trabajos esenciales y son rechazadas por sus comunidades, la situación de las mujeres en las cárceles o centros de retención, entre otras.

“Puede ser difícil dar la alarma para las mujeres en tiempos de crisis sanitaria, especialmente si su pareja está constantemente en casa. Para hacer frente a esto, se han adaptado los métodos para hacerse conocer, a fin de obtener ayuda discretamente”, enfatizó Michelle Dospital, representante de la Delegación la Unión Europea de Nicaragua.

Las Ministras COMMCA en observancia de su mandato y como parte de su respuesta ante la pandemia, “Han desarrollado lineamientos para que las instituciones regionales y nacionales los apliquen, con el fin de garantizar la seguridad, la vida y los derechos universales de las mujeres”, expresó la Dra. Alicia Rodríguez, secretaría Técnica del COMMCA.

Según la ministra del Instituto Nacional de la Mujer (INAM) de Honduras, Ana Madrid, en dicho país, la violencia contra las mujeres ya era un flagelo antes de la pandemia. Honduras ha impulsado diferentes estrategias en varios espacios de coordinación interinstitucional, conformando equipos en los Centros Ciudad Mujer, para prestar atención psicológica, social y asesoría legal de forma virtual.

Para Janet Camilo, ministra de la Mujer en República Dominicana, los 5 primero ODS: Fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad e igualdad de género, han sido afectados directamente por la COVID-19. El desafío del Estado en la agenda de las mujeres en dicho país, es continuar apoyando con transferencias económicas a las mujeres que están en el aparato informal productivo.

Por parte de Panamá, el Instituto Nacional de la Mujer -INAMU- ha fortalecido la línea de orientación a las mujeres las 24 horas del día, los siete días a la semana, a través de la línea 82 gratuita. “Los impactos de la actual emergencia sanitaria y las medidas de confinamiento, han generado barreras adicionales para las mujeres en todos los espacios públicos y privados. Estas condiciones han despojado a las mujeres aún más de recursos de apoyo que las ayuden a salir de situaciones de violencia como lo son las redes familiares, las amistades u organizaciones de ayuda”, enfatizó Adorinda Ortega, directora General y ministra del Instituto Nacional de la Mujer de Panamá (INAMU).

Lorena Flores, directora Técnica del Instituto Nacional de la Mujer de Costa Rica (INAMU), realizó un llamado de atención sobre lo que significa esta crisis en términos del mundo del trabajo a las mujeres, no solo trabajo remunerado sino el trabajo de los cuidados, “Preocupa la vulnerabilidad de las mujeres pobres, de las mujeres desempleadas, y las jefas de hogar en condiciones de vulnerabilidad, las afectaciones que nos relatan se asocian con la disminución de recursos propios, la suspensión de contratos con despidos, cierres de negocios y con no recibir pensiones alimentarias”, expresó.

“El Gobierno de Nicaragua continúa implementando las políticas fundamentales para garantizar los derechos de las mujeres, mediante los juzgados especializados en violencia y familia, acercando a las comunidades a los servicios judiciales, a través de los juzgados penales, locales y únicos; y mantenemos el seguimiento y monitoreo de situaciones de violencia de género desde el observatorio judicial”, señaló Jessica Padilla, ministra de la Mujer de Nicaragua.

Por parte del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer -ISDEMU- , del 1 de marzo al 31 de mayo de 2020, han brindado atención a 1941 mujeres, 1055 mujeres por medio del personal destacado en el Centro de Atención Integral, oficinas departamentales y sedes de ciudad mujer; y 886 mujeres por medio del centro de llamadas 126. “Las mujeres han agotado sus recursos personales y psicológicos con los cuales habían venido defendiéndose de los comportamientos abusivos y vulneradores de sus derechos, situación que ha obligado a las mujeres a pedir ayuda” detalló Marisol Briones, presidenta del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer.

A tal efecto, el COMMCA y su Secretaría Técnica están desarrollando iniciativas tales como investigaciones que permitan conocer los impactos y efectos del COVID en la vida de las mujeres, a efecto de impulsar las medidas de distinta índole que permitan apoyar a las mujeres en la etapa post COVID-19, al mismo tiempo, está desarrollando acciones de acompañamiento en el marco de la pandemia.

Pais: Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana
ODS: Igualdad de género, Alianzas para lograr los objetivos
Área Política: Políticas de igualdad de género

Compartir