EUROsociAL apoya a la Defensoría Penal Pública chilena en la implementación de un modelo de defensa penitenciaria a mujeres privadas de libertad en Chile

El Defensor Nacional de Chile, Andrés Mahnke, expresó su interés en incorporar “el enfoque de género con una mirada al debate actual que se está dando en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos"

En su primera actividad oficial, Paulina Hernández y Marcela Aedo, expertas del Programa para la Cohesión Social en América Latina (EUROsociAL+), se reunieron con el Defensor Nacional, Andrés Mahnke, en el marco del proyecto “Asistencia técnica para el diseño e implementación del modelo de defensa penitenciaria de mujeres privadas de libertad en Chile”, que esa organización europea de cooperación desarrollará con la Defensoría Penal Pública de Chile durante el presente año. 

El objetivo principal de este proyecto es crear las instancias necesarias, a través de la defensa penal pública, para que las mujeres privadas de libertad en Chile puedan acceder a la justicia a través del ejercicio de sus derechos. Es así como, a través de la asistencia de un defensor penal público, ellas puedan hacer valer sus derechos ante las autoridades judiciales y administrativas, de manera de lograr la obtención de beneficios intrapenitenciarios en condiciones de igualdad y la protección de sus derechos como madres de hijos/as lactantes dentro de los recintos penales. 

La asistencia técnica que brindará EUROsociAL+ a la Defensoría Penal Pública de Chile se enmarca en un proyecto de cooperación para el diseño e implementación de un modelo de defensa penitenciaria con enfoque de género acorde con las garantías contempladas en la Constitución Política de la República de Chile y con los instrumentos internacionales ratificados por el país. “El enfoque de género es un tema que nos preocupa y que queremos fortalecer. Nuestra responsabilidad es trabajar en las deficiencias y relevar lo bueno, con miras al debate actual que se está dando en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, explicó el Defensor Nacional. 

Andrés Mahnke agregó que “nos enorgullece trabajar por y para nuestras mujeres privadas de libertad, que podamos contribuir a paliar de alguna manera su condición de vulnerabilidad afectiva, social y económica es una gran satisfacción. Muchas de ellas son jefas de hogar, viven con la preocupación de cuidar a sus hijos a distancia, en fin… Ellas presentan características que las hacen doblemente vulnerables al momento de enfrentarse con el sistema de justicia. Ello no lo podemos olvidar”. 

Durante esta semana, Hernández y Aedo se abocarán a detectar las necesidades y los problemas que enfrentan las mujeres condenadas en el sistema de justicia criminal chileno. Para ello sostendrán diversas reuniones con defensores penales públicos, representantes de las demás instituciones del sistema penal y de derechos humanos. Dentro de su programa de actividades destacan encuentros con mujeres privadas de libertad que permanecen en recintos penitenciarios de Valparaíso, Santiago y Rancagua.

“Consideramos que el modelo de defensa penal penitenciario chileno está avanzado en relación con la experiencia comparada internacional. Por lo mismo, hay que trabajar en profundizar en la visibilización de las mujeres y tenemos la convicción de que la Defensoría sabrá realizarlo con la disciplina que se requiere para lograr la equidad en el acceso a la justicia. En esta primera etapa recabaremos información de buenas prácticas y de nudos críticos que nos permitan focalizar de mejor manera nuestros esfuerzos para la creación del modelo que se aplicará en Chile el presente año”, resumió Marcela Aedo.

Defensoría Penal Pública de Chile / EUROsociAL+