Políticas Sociales

La Política Social es la forma más explícita y directa mediante la que el Estado reduce las inequidades sociales, y por tanto construye cohesión social, brindando oportunidades productivas, desarrollando las capacidades individuales y asegurando la protección para todos. 

Las políticas sociales tienen como finalidad atender las vulnerabilidades que enfrentan las personas y los hogares en el plano socioeconómico. Estas políticas permiten afrontar situaciones de precariedad como el desempleo, el estado de salud, las discapacidad, la situación familiar o la vejez. Además, garantizan el acceso a numerosos servicios indispensables para la dignidad humana. Por otro lado, la educación es un mecanismo privilegiado para incrementar las oportunidades de los individuos y una vía indiscutible para lograr mejores condiciones de vida. Se ha de destacar, asimismo, la importancia estratégica de la educación técnico profesional para abrir vías de inserción laboral a los jóvenes y para favorecer el desarrollo económico de los países. 

El área de Políticas Sociales se estructura en la siguientes líneas de acción:

Políticas de inclusión social y lucha contra la pobreza: Está línea de acción incluye las demandas relativas al fortalecimiento y la innovación de los programas socio asistenciales de lucha contra la pobreza, abordando también, en algunos países, la construcción y consolidación de sistemas integrales de protección social, la inclusión social de migrantes y poblaciones indígenas, los procesos de afianzamiento de la institucionalidad en el sector social, así como la adecuación de los sistemas informativos y las reformas inherentes al acceso en el sector salud. Otro punto significativo es el apoyo a la conexión entre prestaciones monetarias y medidas para favorecer el mejoramiento de los ingresos por trabajo.

Políticas activas de empleo: dentro de la línea se enmarcan: la formalización laboral y la lucha contra la precariedad; el reforzamiento de las capacidades de las instituciones de desarrollar sistemas de servicios de empleo; el desarrollo del capital humano, tanto desde la perspectiva de las competencias transversales como de la formación profesional, con el fin de mejorar la participación en el mercado.

Políticas para la juventud y la adolescencia: en esta línea confluyen las demandas asociadas a la empleabilidad de los jóvenes, a su educación y preparación para el mundo del trabajo, a la inclusión social de jóvenes en condición de vulnerabilidad y promoción de la participación. Otros dos aspectos importantes, sobre todo en algunos países, están relacionados con el embarazo adolescente y la atención a adolescentes vulnerados en sus derechos y privados de libertad.

Políticas de cuidado: esta Línea de Acción se enfoca en la protección social a sectores históricamente olvidados, tales como la infancia, los adultos mayores y las personas con discapacidad. Está orientada a respaldar la construcción de sistemas integrales de cuidado que abarcan las tres poblaciones y que conforman uno de los pilares de los sistemas de protección social.

Áreas de políticas