Políticas de Gobernanza Democrática

La buena gobernanza promueve, respalda y preserva la equidad, la participación, el pluralismo y el desarrollo.

Mejorar la gobernanza democrática de un país es un mecanismo quizás menos tangible y más complejo que las políticas sociales, pero igual de importante y efectivo para la construcción de cohesión social. Para ello se requiere de instituciones políticas y estatales eficientes y eficaces, con legitimidad entre sus ciudadanos, que conduzcan sus acciones bajo principios de transparencia y probidad. La corrupción, la violencia, la impunidad o la falta de acceso a la justicia y la falta de sistemas fiscales merman las capacidades del Estado. Fortalecer, por tanto, el Estado democrático y de derecho es fundamental para la formulación de políticas incluyentes y el desempeño eficiente de sus funciones administrativas y de gestión, afrontando de la misma forma las asimetrías territoriales al interior de los países.

El área de políticas de Gobernanza democrática se estructura en las siguientes líneas de acción:

Finanzas públicas:  desde esta línea se apoyan las reformas fiscales redistributivas y las políticas tributarias que, además de fortalecer la capacidad tributaria, favorezcan una mayor implicación ciudadana y generen una mayor confianza en las instituciones tributarias, mejoren la eficiencia en la recaudación, y promuevan la lucha contra el fraude y la evasión fiscal. Las Acciones se orientan a obtener resultados en: reformas de los sistemas fiscales, la promoción del cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias para incrementar la recaudación fiscal y la mejora en la vinculación plan-presupuesto- evaluación en el ciclo presupuestario.

Desarrollo regional: la cohesión territorial es uno de los principales ejes de construcción de un país y de consolidación de un proyecto político común. La segregación y los desequilibrios territoriales, por el contrario, minan las posibilidades del desarrollo de la ciudadanía en su conjunto. Ante desafíos de esta magnitud, se promueven algunas intervenciones puntuales, mediante mecanismos como la innovación pública, el intercambio de experiencias, y el debate en torno a tres ejes de intervenciones: Estrategias de gobernanza multinivel y regulación de la relación intergubernamental; sistemas de competitividad, productividad e innovación en el territorio y mejora de iniciativas de ordenamiento territorial y desarrollo rural; y los Programas de Cooperación Transfronteriza.

Acceso a la Justicia, prevención de la violencia y reinserción de personas privadas de libertad: esta línea promueve la integración e inclusión de grupos de población en situación de vulnerabilidad a través de la protección y divulgación de sus derechos. Entre estos grupos se encuentran migrantes; niñas, niños y adolescentes; las víctimas de delitos violentos; los jóvenes en conflicto con la ley; las personas privadas de libertad; las personas pertenecientes a minorías étnicas; y las mujeres que se encuentran en situaciones de discriminación por razón de género. Se esperan resultados como: la reducción de barreras de acceso a la justicia; implementación de Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC); divulgación de derechos, orientación, y asistencia legal; el fortalecimiento de las Defensorías Públicas; prevención de la violencia; y la inserción socio laboral de personas privadas de libertad.

Buen gobierno y construcción de ciudadanía: Esta línea promoverá acciones guiadas por principios claves de la democracia como son la transparencia y el acceso a la información, la rendición de cuentas, la participación, la lucha contra la corrupción, y la educación para la ciudadanía democrática. Las Acciones se enfocan en: mecanismos de rendición de cuentas - lucha contra la corrupción; políticas de integridad; transparencia y acceso a la información pública, cultura cívica y participación ciudadana.

Planificación estratégica: es una herramienta imprescindible en el ámbito público, para la identificación de prioridades y asignación de recursos. Esto se traduce en mejorar la correspondencia entre la planificación, el presupuesto y el diseño organizacional; mejorar la eficiencia en la asignación de los recursos a través del seguimiento y la evaluación de las políticas públicas.

 

Áreas de políticas